domingo, 28 de junio de 2009

Al volante

Yo supongo que la mayoría de ustedes sabe manejar, o por lo menos se ha postrado en el asiento del copiloto de un carro cuando alguien conocido conduce. Y aunque el tráfico de la Ciudad de México cada día merma más este genial pasatiempo, aún queda un poco de asfalto y calles tranquilas para poder meter un poco el pie al acelerador.

En mi casa siempre, que recuerde, hemos tenido un auto, de hecho estuve a punto de nacer en uno, así que para los que suelen usar el dicho “pues no naciste en carro”, yo podría refutarlo con facilidad. Quizá por la razón de siempre haber estado rodeada de automóviles me surgió mucho interés por ello, así que JAMÁS me verán como una chica indefensa que no sabe cambiarle la llanta al carro, medirle los niveles de aceite, anticongelante, o bien saber dónde está el radiador, qué es una transmisión, para qué sirve un balanceo, cada cuanto hay que cambiarles la banda, y por supuesto qué son las salpicaderas y su diferencia con la facia. Todo eso es una gran ventaja cuando tienes un auto, pero un mayor inconveniente y es que no sé manejar, ¡duh!, increíble, pero cierto.

Pero bueno, retomando la introducción del post, últimamente he analizado las actitudes de mis amigos y amigas que saben manejar y que por azares del destino he tenido la oportunidad de ser su copiloto. ¿Y qué creen? descubrí lo siguiente:

Mis amigos 90 % conducen muy bien, respetan las señales de tránsito, dejan pasar a los autos y en general no son tan explosivos cuando algún idiota se mete o se cierra.


Mis amigas el 80% manejan pues... diré que sigo viva, son pasionales, le gritan a medio mundo, son las que regularmente se cierran o se pasan altos y se enojan con facilidad.

La conclusión es efectivamente que las mujeres aunque no son tan cafres al volante, tienden a ser en exceso apasionadas y caprichosas, y claro, como papi o mami pagan generalmente las reparaciones pues qué, total es sólo un carro ¿no?, mientras que los hombres si tienen más apego, porque ni te atrevas a hacerle un rayón a mi carro ¡eh!



El chiste gráfico está bueno, abstenganse feministas radicales, jajaja.


Así que yo les pregunto ¿ustedes manejan?, ¿han notado esta peculiar constante?, si saben manejar porqué no me han enseñado egoístas.

8 comentarios:

Cool Acid dijo...

Las mujeres manejan horrible. Punto.

kthxbye.

Mariann dijo...

jajajaja el chiste macho, ya me vas a decir en que fucking agencia estas? ESTAS EN AGENCIA?

Grovick dijo...

JA

el Bizarro dijo...

osh!!!!!!
yo no c manejar
snif
y nada q tenga q ver con autos
soy un inutil con las maquinas con ruedas
la vez q quize aprender a manejar c me atraveso otra nave, un arbol y una banqueta
y no lo e vuelto a intentar
snif

RED dijo...

Mmmm muy interesante.
Yo me iba mas por la idea de que al tener capacidades distintas (muchas veces, no siempre), la mujer tiene que invertir más energía para conducir 'correctamente'. Segun yo, esto hace a las chicas más alterables al volante. O es eso, o si no, entonces se relajan demasiado.
Voy a atreverme a decir algo rarisimo, pero, las amigas que conozco que manejan rebien -incluso mejor que yo- son algo machorronas.

Pablo Hajnal dijo...

Vamos "Huyendo de la nada" en:
www.pablohajnal.blogspot.com

Chipocludo McFly dijo...

yaaaa por favor maneja!!!!

Becca dijo...

Hola,
pues yo manejo impecablemente. Conozco y respeto señales de tránsito en ciudad y carretera, rápido pero seguro, puedo estacionarme en tres movimientos en un espacio que supere por diez cm lo largo de mi coche; pero estoy convencida de que esto es porque me enseñaron hombres: mi papá y mi hermano. Definitivamente me sale lo machista cuando manejo: cualquier cerrón que me dan o si no se pueden estacionar, etc, digo: "De seguro es una pinche vieja" y el 99 por ciento de las veces le atino.
Ah, y el hecho de que sea una conductora ejemplar en cuando al uso correcto del coche (escucho el motor, cambio las velocidades en el momento preciso, etc)y a la observancia de las señales de tránsito, eso no impide que me transforme en monstruo energúmeno en cuanto me pongo al volante, sin importarme a quién tenga de copiloto, suelto en voz alta: "órale, pendejo, qué esperas para avanzar", "ay, este idiota", "Me toca el paso a mí, cabrón", etc. jijii
Saludos