jueves, 3 de abril de 2014

Y ahora

Está bien no quedarse quietos, bien dicen que la muerte es estática.

Lo malo es que cuando tienes un propósito grande, como irte de viaje un mes o más a otro continente, tienes que permanecer lo más estático posible porque el movimiento significa gastos, y de gastar aquí a gastar allá, pues allá.

Quiero, de una vez, para 2015 ir a Seattle, si la suerte me sonríe ir a un partido de mis Seahawks, con la alineación que ganó el SB, o por lo menos los más importantes, quizá para el mismo año ir a Chile.

Ese país tiene algo conmigo, yo tengo algo con él, nos tenemos. Me recuerdo un poco a Alberto Fuguet, él es chileno, pero en sus libros habla de Chile como un extranjero. Quizá eso es lo que le falta a mi vida: ser una extranjera. Ir de aquí para allá sin que a nadie le importes realmente, pero destacando simplemente por ser, por la forma de caminar, por el acento y las maneras.

Ser un extraño, extrañando poco. No cargar remordimientos, pendientes o maletas. Sobrevivir de la vida que vives aquí y ahora. Ser un viajero es vivir otras vidas, como cuando haces teatro, quizá por eso es que estoy tan necesitada de viajes. Para renacer otro poco.

Hablando de renacimientos... se acerca mi cumpleaños y no he  planeado nada. ¿Será que este mejor lo dejamos sin festejar?


1 comentario:

Anónimo dijo...

GO SEAHAWKS